Octubre, el mes rosa

Octubre fue establecido por la OMS (Organización Mundial de la Salud) como el “Mes de concientización sobre el Cáncer de Mama”. La intención de contar con todo un mes de sensibilización sobre el cáncer de mama, es que la atención de hombres y mujeres aumente en torno al tema, especialmente para contribuir a que se sepa cómo detectarlo oportunamente, conocer sobre el tratamiento y también para tener presente cuales son los cuidados posteriores al tratamiento de dicha enfermedad.

Por ello, durante este mes, diversas instituciones públicas, asociaciones civiles y organizaciones de salud suman esfuerzos para la realización de campañas de detección oportuna, como ser eventos deportivos, pruebas de detección gratuitas, campañas informativas, entre otras.

Todo comenzó en Texas, Estados Unidos, cuando se realizó por primera vez la Carrera para la cura, esto en octubre del año 1983, y desde entonces, el evento se sigue realizando ahí y en otras partes del mundo. Se puede decir que este fue la primer actividad que salió a las calles a promover la consciencia sobre la detección oportuna del cáncer de mama.

El lazo rosa, que identifica la lucha, fue reconocido por primera vez durante una carrera deportiva en Nueva York, realizada en otoño de 1991.

 

¿Es frecuente el cáncer de mama?

El cáncer de mama es el tumor maligno más frecuente en la mujer. En nuestro país, se calcula que 1 de cada 8 mujeres que hayan alcanzado la edad de 80 años habrá desarrollado la enfermedad en algún momento de su vida. En Argentina se detectan entre 15.000 a 20.000 nuevos casos por año.

 

¿Cuándo debemos iniciar los controles?

La Sociedad Argentina de Mastología recomienda en mujeres asintomáticas y sin antecedentes una primer mamografía o ecografía de base a los 35 años y luego en forma anual a partir de los 40 años. En caso de tenerlos, se sugiere iniciar sus controles 10 años antes de la edad de presentación en el familiar. Esta recomendación está basada en cuestiones estadísticas de probabilidad de hallazgos de enfermedad y de mejoría de la supervivencia a partir de esa edad y no antes. Por su parte, la mamografía de base a los 35 años permite tener una primera imagen que sirve para comparar con estudios futuros y descartar patología.

 

¿Qué podemos hacer para prevenirlo?

Aunque la edad, el sexo y los antecedentes familiares no podemos modificarlos, existe un espacio para la prevención y la promoción de la salud para llevar un estilo de vida saludable. Estas recomendaciones son importantes y deben dirigirse tanto a la mujer que consulta como a su familia, incluidos los niños y adolescentes.

Estas recomendaciones son:

  • ejercicio físico: 50 minutos tres veces por semana

  • dieta baja en contenido graso, variada y alto consumo de vegetales

  • peso dentro de límites normales

  • no fumar

  • limitar el consumo de alcohol.

Por otro lado, si bien las pruebas de detección temprana no pueden prevenir el cáncer de mama, pueden ayudar a detectarlo en forma precoz, cuando existe mayor probabilidad de curación. Por tal motivo, recomendamos su oportuna consulta a su mastólogo.


 

AUTOR: Dra. Lorena Tozzi

ESPECIALISTA EN Ginecología Patología Mamaria